La palabra estrategia en sus orígenes fue usada en el ámbito militar. Su etimología hace referencia al Arte de dirigir las operaciones y de manera particular, lo que implica coordinar las actividades para tener un resultado favorable. En este sentido, y aunque en muchas ocasiones no somos conscientes de ello, aplicamos estrategias, unas a favor de nuestras metas y otras que, sin darnos cuenta, nos conducen en el sentido contrario.

Las personas toman Decisiones financieras, y estas por consiguiente las llevan en una dirección. Entonces ¿Por qué no tenemos los resultados que queremos? Empieza por comprender que cada persona está encargada de coordinar las Acciones que la conducen a lograr sus objetivos, si, son varias operaciones que suceden de manera consecuente las que te llevan al lugar que quieres.

Porque de cada 10 personas que hacen una lista de Propósitos solo una de ellas cumple con lo que había planeado. Y es muy probable, que tal vez la mayoría empezaron a realizar una Acción, y se quedaron solo con una actividad aislada. Ten presente que para avanzar es necesario identificar cuál es el paso siguiente que te ayuda a llegar a un nuevo nivel.

Por ejemplo, Hay hábitos que empiezan como una Acción aislada y se convierten en una estrategia para mejorar varios aspectos de tu vida. Así cuando te comprometes a hacer ejercicio de manera constante, empiezas a tomar mejores decisiones de alimentación. Esto implica que, adquieres mayor consciencia de los resultados que un hábito por pequeño que sea puede ayudarte a avanzar o puede hacer más lento el camino. De este modo, decides empezar a Ahorrar el valor de esa galleta diaria que comías después del almuerzo. Además, identificas que puedes llevar la comida de tu casa y así, haces seguimiento a las comidas que te dan mayor energía para estar en mejor disposición. Lo notas?? Un solo hábito se convierte en una gran estrategia, de manera que todo genera una cadena de eventos favorables.

Antes de tener una estrategia quiero invitarte a realizar tres pasos que te ayudarán a que tengas mayor Claridad:

  1. Realiza un Diagnóstico de tu situación actual. Las personas pueden tener frente a sus ojos la respuesta a un problema, y en muchas situaciones no pueden identificarla. En la mayoría de ocasiones se debe sus BIF: Bloqueos Internos Financieros. Son condiciones que están en tu corazón o en tu mente, en ocasiones en los dos. Estas impiden que puedas avanzar porque te aferran a un evento que ya no es relevante, pero que marcó tu proceder, sin embargo, tú puedes cambiarlo. Tu estado interior refleja tu estado exterior.
  1. Conócete, comprende que tus resultados son solo tu responsabilidad. Los grandes pensadores llevan un diario personal, en el que escriben qué aprendieron en ese día y qué pudieron haber hecho mejor. Esto les permite conocer cómo actúan y tomar mejores decisiones la próxima ocasión que se les presenta una situación similar. Mejor aún, saben qué deben evitar para avanzar.
  1. Realiza control y seguimiento a tus Decisiones, esto además de ayudarte a reconocer si estás avanzando hacia tus metas, te ayudará a identificar si hay alguna Actividad que debe ser eliminada o cuál debes incluir para el logro de tus metas. Por ejemplo, realiza tus Tickets financieros, Si!! Esta es una herramienta en la que vas a hacer seguimiento a tus Gastos. Toma un cuaderno y consigna diariamente el valor de tus gastos, y el fin de semana revisa en qué dedicaste gran parte de tus Ingresos. De esta manera, puedes definir qué cosas puedes dejar de consumir para alcanzar el Bienestar que deseas y empezar a Ahorrar e Invertir.

Las Acciones te dan resultados en el presente, las operaciones te dan resultados a largo plazo. Por eso, construir una estrategia acorde a tus metas es darte la Oportunidad de construir tu Libertad Financiera.

Comprométete a que vas a Entrar en Acción!! Por ti, por tu familia y por tus seres queridos!!

Para que tengas una idea por donde empezar Te invito a ver el vídeo aquí abajo: